FOTOGRAVEDAD

FOTOGRAVEDAD

Editorial:
ALIAS
Año de edición:
Materia
FOTOGRAFIA
ISBN:
978-607-7818-04-5

Disponibilidad:

  • Sede Central MirafloresNo disponible. ¡Contáctanos!
  • Sede Centro de Lima¡Último ejemplar!

En este libro podemos ver fotografías de las obras y de apuntes a mano del autor, a la vez que su transcripción impresa en que se manifiestan los conceptos que determinaron la concepción de cada obra. En sí mismo, constituye una propuesta lúdica y más sencilla de percibir las implicaciones semánticas de sus propuestas.

Aparecen piezas como la emblemática “DS” (léase como “déese”, que es “diosa” en francés), formada a partir de un automóvil Citroën al que le cortó una sección longitudinal de 62 cm., para hacerlo más aerodinámico en su apariencia; “Papalotes negros”, que es un cráneo de verdad con escaques romboidales en grafito; “Pelota ponchada”, “Piedra que cede” y otras más, aparte de traslaciones de una serie de fotografías de esculturas prehispánicas que se expusieron en el Museo de Arte de Filadelfia en 1950.

Esta inclusión fotográfica es demostrativa de su capacidad de transformación de los sentidos de las imágenes en cada espacio. Aunque las obras puedan ser las mismas no es lo mismo verlas en tal o cual espacio, ya que se integran de distinta manera al entorno museográfico y a las demás obras conocidas o recientes que se incluyen.


Al final del libro se incluye un estudio de Ann Temkin, que es una valiosa aportación para entender el mundo de Gabriel Orozco, como el hecho de quitarle peso y masa a las esculturas, la tentativa de restarles gravedad, sobre todo a través de la interrelación entre escultura y fotografía (como ocurre en “Mis manos son mi corazón” que muestran el proceso y la obra en las dos fotografías, que, a su vez, constituyen una obra) y el papel de las formas circulares en dos y tres dimensiones.

Orozco es un artista que, al igual que Duchamp, otorga valor al aspecto nominativo de las obras, aparte de su capacidad de manejar una diversa cantidad de materiales y técnicas en los objetos y acciones que realiza. Incluso, como señala Tomkin, hasta su apellido, donde la única vocal es la “o” cobra sentido como sello propio. Es una de las razones para tanto círculo u óvalo pintado o tantos objetos esféricos trabajados.

Este es un libro de interés para entender los sinuosos caminos del arte contemporáneo y de uno de sus más preclaros y audaces representantes, de creación tan antropocéntrica y reflexiva sobre la complejidad humana.