EL GOLEM

EL GOLEM

Editorial:
ASTIBERRI EDICIONES
Año de edición:
Materia
Novelas Gráficas
ISBN:
978-84-92769-51-3
Páginas:
272
Encuadernación:
Otros

Disponibilidad:

  • Sede Central MirafloresNo disponible. ¡Contáctanos!
  • En la webNo disponible. ¡Contáctanos!
  • Sede Centro de LimaNo disponible. ¡Contáctanos!

El Golem, una obra del escritor vienés Gustav Meyrink con ilustraciones del dibujante Santiago

Valenzuela, continúa -junto con Solomon Kane, de Robert E. Howard, revisitado por David Rubín-

la colección Clásicos Ilustrados de Astiberri, en la que una recopilación de relatos, o como en este

caso una novela completa de un autor de referencia de la literatura, es interpretada gráficamente por

un dibujante de cómics con una serie de ilustraciones distribuidas a lo largo del libro principalmente

a toda página.

Meyrink publica en 1915 El Golem, su primera novela, que resulta ser un éxito inmediato y pasa a

convertirse en todo un clásico de la literatura fantástica del siglo XX. Para su redacción, se apropia,

dándole una impronta muy personal, del mito del gólem nacido de la tradición judía, según el cual

era posible animar una figura de barro colocando bajo su lengua ciertas palabras mágicas.

Por un lado, es un relato trepidante, que se aproxima incluso a la literatura popular o de género, pero

por otro, roza a veces lo iniciático o lo hermético. Meyrink pasa sin apenas transición de lo truculento

a lo grotesco, y de ahí a la elevación lírica y sentimental, donde se dan cita la Cábala, el humor negro

y la denuncia social. El resultado sigue fascinando a cada nueva generación de lectores.

Santiago Valenzuela precisa que gráficamente intentó no tener ningún referente aunque reconoce

que sí tenía en su cabeza alguna de las imágenes de la película homónima expresionista de 1920 de

Paul Wegener, sobre todo para la figura del propio Golem "macizo y macrocefálico, torpón y con una

pelambre un poco a lo beatle".

Para las imágenes del gueto praguense, en cambio, cree que se habrán mezclado cosas de lo más

diversas "en esas calles que aparecen en las ilustraciones, estrechas y hacinadas, o en las casas que

las forman, que son un personaje más de la novela si no el principal". Santiago ha visitado Praga un

par de veces y ha visto "algunos de los escasos restos del viejo gueto, la sinagoga, el cementerio...",

pero cree que mucho más presente, seguramente, "ha estado el recuerdo del gueto veneciano, que

conozco mejor y da una idea creo que bastante más aproximada de lo que debía de ser aquello".

En cuanto a la técnica, poder contar con páginas enteras le ha servido a Valenzuela para, en cierta

forma, "soltarse": "por eso es todo aguada y algo de barras de pastel para sacar luces". Y es que

"después de años de andar a vueltas con el detalle y la línea, era un poco una forma de liberarse.

Me parecía que el tono general del relato, más que cortante, era brumoso o penumbroso, lleno de

nieblas y entrevisiones, y que cierta vaguedad de contornos y formas, un poco de irrealidad en las

luces, le venía bien", añade el dibujante de origen donostiarra pero residente en Madrid.

Con esta propuesta, Astiberri pretende dar un paso para estrechar vínculos entre clásicos literarios y

autores de cómic aportando una visión iconográfica inédita hasta la fecha, en la que el ilustrador es

también un narrador de oficio que busca ser respetuoso con la tradición y a la vez contemporáneo.

La colección comenzó su andadura el pasado 16 de abril con Monkton el loco, de Wilkie Collins,

con ilustraciones de Fidel Martínez y El mundo perdido, de Arthur Conan Doyle, que contó con el

trabajo gráfico de Sagar Forniés.