CIUDADES UNA ECUACION IMPOSIBLE

CIUDADES UNA ECUACION IMPOSIBLE

Editorial:
EDITORIAL CAFÉ DE LAS CIUDADES
Año de edición:
Materia
URBANISMO Y CIUDAD
ISBN:
978-987-25706-5-1
Páginas:
372
Encuadernación:
Rústica

Disponibilidad:

  • Sede Central MirafloresDisponibilidad inmediata
  • En la webDisponible de 4 a 6 semanas
  • Sede Centro de LimaDisponible de 4 a 6 semanas

La ciudad posmoderna es la ciudad, o la "anticiudad", del neoliberalismo económico, de la urbanización especulativa, de la sociedad atomizada, de la cultura individualista, de la política local débil y del capitalismo financiero fuerte. El discurso correcto que se repite en planes y documentos programáticos, en los medios de comunicación y en declaraciones gubernamentales, en resoluciones de congresos y en encuentros profesionales es tan utópico en unos casos y cínico en otros. Este discurso nos propone una ecuación tan necesaria como imposible rebus sic stantibus, es decir, si las cosas permanecen como son ahora.
La ecuación imposible es compatibilizar competitividad económica, cohesión social, sostenibilidad ambiental, gobiernos democráticos y participación ciudadana. Aun admitiendo la idoneidad de estos conceptos, lo cual en el conjunto del libro y en su última parte especialmente se cuestiona, esta compatibilidad es imposible, por necesaria que sea y por mucho que se proclame. El libro que presentamos argumenta esta imposibilidad. La economía de mercado poco o mal regulado en el territorio, la creciente desigualdad y exclusión sociales, los costes ambientales y el despilfarro de recursos básicos, la inexistencia o debilidad de gobiernos locales adecuados a los nuevos territorios urbanos o metropolitanos y la democracia reducida a sus aspectos prodecimentales y a las prácticas tecnocráticas y caracterizada por la confusión institucional, niegan a la vez la citada ecuación, la ciudad como ámbito de ciudadanía y la democracia real.
La ecuación no es imposible, es necesaria. Pero para ello debemos analizar críticamente las causas y los actores que la hacen imposible hoy. Es también imprescindible debatir los conceptos de la ecuación, en algunos casos sustituirlos: por ejemplo "competitividad" o "cohesión social". En otros precisarlos, como "sostenibilidad" o "participación". Y sobre estas bases elaborar y promover unas políticas urbanas activas que se confronten con las actuales dinámicas, perversas, disolutorias de la ciudad y de la ciudadanía. Frente a la tendencia reductora de los derechos ciudadanos, oponer el "derecho a la ciudad".