ARQUINE 69. HOTEL

ARQUINE 69. HOTEL

Editorial:
ARQUINE
Año de edición:
Materia
Hoteles

Disponibilidad:

  • Sede Central MirafloresNo disponible. ¡Contáctanos!
  • Sede centro de LimaNo disponible. ¡Contáctanos!
  • Almacen SencundarioNo disponible. ¡Contáctanos!

En este número 69 de Arquine reseñamos casos singulares de la historia hotelera global y local —del Waldorf Astoria al Camino Real—, e ilustramos con ejemplos de nueva generación, tanto urbanos — el Renaissance Hotel en Barcelona— como remotos —en la Patagonia chilena, en los Alpes suizos o el hotel Escondido en las costas oaxaqueñas, entre otros—, que permiten vislumbrar nuevos modelos acordes con la innovación, el reciclaje y el diálogo medioambiental.
La cultura de la hospitalidad ha evolucionado. De los mesones y las hospederías se llegó al hotel en una constante sofisticación de los servicios, equipamientos y atenciones, hasta que el Ritz parisino llegó a incorporar baño privado en todas sus habitaciones. Los cambios de escala y la aparición del turismo masivo desde mitad del pasado siglo diversificaron los escenarios de pausa para vidas en tránsito.
Un turismo inteligente —proponía Manuel Gausa— debería construir nuevos modelos capaces de reestructurar lo existente, de investigar lo nuevo y de proteger lo valioso. Es decir, de reciclar viejas estructuras, de inventar nuevas tipologías y de valorar posibles activos (patrimoniales y paisajísticos, sociales y culturales).
El hotel, como tipología, es el último eslabón del turismo, una industria en auge y un fenómeno creciente que destruye su valor agregado para ser: lo remoto deja de serlo cuando es alcanzable, lo exclusivo, una vez masificado, se convierte en lugar común, y la hospitalidad delall inclusive sucumbe en lo ordinario. El hotel, del latín hospes, significa a la vez huesped, extranjero o desconocedor, y tiene la misma raiz que hospital, hospicio, hostal y hostil. Es el territorio de la excepción, de lo extraordinario que ya no trata de emular los grandes hoteles budapest, sino que apunta a la eficacia del servicio, al confort por arte de magia y a la escena del anonimato. Contra el modelo de las grandes y estereotipadas cadenas hoteleras del siglo pasado, en el turismo contemporáneo, urbano y de negocios la plusvalia del interior design se da por hecho y el mayor confort está en la oferta de silencio, y en el turismo vacacional prima lo remoto y lo singular. Nuevas estrategias y nuevos modelos ayudan a vislumbrar tipologías que se diseñan desde la innovación y la sustentabilidad.