ARQUINE 68. FUNDAMENTALES

ARQUINE 68. FUNDAMENTALES

Editorial:
ARQUINE
Año de edición:
Materia
Interiores. Casas

Disponibilidad:

  • Sede Central MirafloresNo disponible. ¡Contáctanos!
  • Sede centro de LimaNo disponible. ¡Contáctanos!
  • Almacen SencundarioNo disponible. ¡Contáctanos!

En este Arquine 68 publicamos algunas obras contemporáneas que tienen esa esencia moderna y fundamental donde, despojadas de adjetivos, lo sustantivo es la pared, el techo, la ventana, el piso. A su vez, el dossier documenta ciertas reflexiones sobre la persistecia de los fundamentos modernos, en clave local. Además, se publican algunas de las conversaciones más destacadas con los conferencistas que participaron en MEXTRÓPOLI, se exponen los pabellones que representan a México en foros internacionales y se ilustra el resultado del Concurso Arquine No.16 Umbral de las Ámericas, en Tijuana.
Lo fundamental apela a los cimientos, a lo esencial, a los orígenes y a los cánones de la Modernidad. Los maestros modernos definieron un rumbo y diseñaron unos prototipos para que las siguientes generaciones los llevaran a cabo por todo el mundo. La semilla de Le Corbusier o de la Bauhaus impregnó progresivamente a los arquitectos detonando la internacionalización de un único lenguaje, previo a la globalización actual, desde los principios que anteponían la función a la forma, la expresión de la estructura y la desnudez de los cerramientos, hasta los cinco puntos del purismo lecorbusiano –planta libre, fachada libre, ventana corrida, azotea jardín, los pilotis- que llegaron a generalizarse por doquier. La arquitectura, aunque de autoría reconocible a nivel local, pasó a ser intercambiable.
El viaje a los orígenes de la globalización que propone Rem Koolhaas bajo el título Fundamentals, confronta arquitecturas genéricas lejos de sus autores. Paradojicamente Koolhaas -estrella singular en el firmamento arquitectónico y Pritzker del 2000- como curador de la 14a edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia de este año, apela al anonimato. No quiere hablar de la arquitectura espectáculo al que pertenece y se aleja de todo convencionalismo declarando “es hora de ocuparse de la arquitectura, no de los arquitectos”. Su propuesta consiste en un viaje a los orígenes de la globalización, dando un giro a las últimas ediciones que se centraron en la celebración de lo contemporáneo.