ARKINKA 251: MULTIFAMILIARES (OCTUBRE 2016)

ARKINKA 251: MULTIFAMILIARES (OCTUBRE 2016)

Editorial:
ARKINKA
Materia
Revistas de Arquitectura

Disponibilidad:

  • Sede Central MirafloresDisponible de 4 a 6 semanas
  • En la webDisponible de 4 a 6 semanas
  • Sede Centro de LimaDisponible de 4 a 6 semanas
-15%
S/. 25,00
S/. 21,25

Aunque esta edición abarca, sobre todo, información sobre edificios multifamiliares, comprende también ensayos e información de notable interés, trabajos que indagan en la incierta situación de la arquitectura y la ciudad contemporánea.

Especialmente ingenioso e interesante es el valioso texto literario producido en 1977 por José B. Adolph y revisado por Juan Villalón en 2015, como un manifiesto de distopías urbanas, así como un inspirado análisis genérico realizado por Ernesto Arias en torno a los estrechos vínculos que asocian a ciertos segmentos protagónicos de la arquitectura emblemática actual, con la producción cinematográfica moderna. Una colaboración muy bien documentada del arqueólogo Luis Muro sobre un segmento de sitio de San José de Moro, constituye un colofón muy apropiado para una secuencia de proyectos, textos y breves notas complementarias que integran este número, que sigue al efemérico Nº 250 precedente.

El artículo de José B. Adolph, que detecta una proceso distópico en la evolución de Lima a partir de 1977, proyecta una inteligente y muy bien documentada e ilustrada hipótesis sobre su inquietante futuro arquitectónico y urbano, que cohesiona sugestivamente al conjunto de la documentación que contiene esta edición. Inspirada en una apreciación audaz de los principales componentes de sus recientes antecedentes formales, sociales y políticos, Adolph presagia su devenir caótico basándose en interpretaciones realistas y en un pronóstico no exento de verosimilitud respecto a su futuro inmediato; una fantasía visionaria cuyo atractivo central reside, muy talentosamente, en la ingeniosa elaboración del deterioro corrosivo que detecta, y que expone mediante ilustraciones inquietantes, cuyos rasgos calamitosos, inspirados en los orígenes de una mediocridad arquitectónica y urbana que se cuida en mostrar familiarmente, portan augurios convincentes respecto a una orientación caótica que perturba de manera emocional, porque luce hábilmente enraizada en sus antecedentes intencionalmente preservados.
La predicción catastrófica de un devenir urbano que, en Lima, asomaba ya en 1977 con caracteres alarmantes, aparece confirmada en los vaticinios que Villalón expone literaria y visualmente; imágenes y profecías que, si bien denotan una carga destructiva fantasiosa, sirven con una contundencia aterradora para advertir la precipitación de nuestra urbe hacia un futuro maldito y aparentemente apodíctico.

El bien documentado y rigurosamente expuesto texto de Luis Muro sobre las construcciones del ‘más allá’, que alojaban los espectáculos rituales a los que daban lugar la práctica bélica y el culto de la muerte en el período Moche tardío, producen un apropiado colofón al material del número, en tanto la rica exposición de las complejas circunstancias en las que se fundaba el culto tanático en un período crucial de nuestra trayectoria prehispánica hacen resurgir de nuestro pasado aún desconocido, posibles claves de un futuro que se desprende muy sugestivamente de sus bien sustentadas presunciones arqueológicas.
Los textos de Aldo Facho Dede y Carlos Fernández-Dávila sobre la evolución de San Isidro y el rol de los distritos en la planificación urbana aportan una completa información sobre sus dos temas, cuestiones de una actualidad acuciante que han retomado una vigencia intensa, y que permitirán juzgar ambos asuntos con mayor criterio y mejor documentación. No podríamos dejar de agradecer de forma muy especial a Aldo Facho Dede por su esforzada colaboración con la presente edición, quien además realizó las entrevistas que se incluyen en este número.

Estos textos aportan a la lectura de las obras que encabezan este número; referentes interpretativos que obligan a juzgar a sus arquitecturas bajo el prisma de la tenebrosa realidad arquitectónica y urbana que se despliega en los textos de Villalón y de Arias. Aunque en sí mismos se trata de edificios indudablemente valiosos y arquitectónicamente maduros, la inserción de los ensayos, desde diferentes ópticas, coinciden en proponer una premonición histórica críptica y amenazante sobre el devenir de la ciudad, del territorio y de sus edificios. Esta confrontación obliga a una reflexión concomitante entre los edificios elegidos y los ensayos propuestos, lo que dota a la edición de un sentido crítico profundamente inquisitivo y enigmático.

Por último, el dibujo enviado por Renzo Piano con motivo de la edición Nº 250 de ARKINKA constituye una metáfora de la simbiosis que configura este número. El montaje de comentarios laudatorios sobre un croquis de su propia mano emula la estructura periodística del número, unos comentarios libres montados sobre un trazo arquitectónico preciso. Otro tanto ocurre con el texto de Richard Rogers, que si bien no incluye gráficos, incide en la preocupación social y urbanística en la que siempre ha estado empeñada ARKINKA y que aparece condensada en esta edición, con la que iniciamos una nueva y, esperamos, fructífera etapa.